Grebarsan, Mi rincón fotográfico

Un rincón para perderse con amigos

Sapo corredor (Bufo calamita)

El corredor es un sapo de tamaño medio-grande (de 7 a 9cm de longitud), de aspecto robusto a la vez que rechoncho, cabeza grande, ancha y hocico corto y redondeado.

Los ojos son muy saltones y tienen las pupilas elípticas, en posición horizontal y de color negro. El iris suele ser dorado verdoso o amarillento, con una serie de iridiscencias de color oscuro. El tímpano, situado detrás de los ojos, es redondeado pero no está muy marcado. Nos llama la atención la presencia de 2 bultos alargados y aplastados situados detrás de cada ojo; son las glándulas parótidas.

La piel es rugosa y está cubierta de verrugas redondeadas y prominentes.

La coloración es muy variable, y podemos decir que cada individuo tiene un diseño particular. El color de fondo varía del marrón-anaranjado al amarillo verdoso, con una serie de puntos pardos o rojizos sobre las verrugas.

La piel del vientre es blanca o grisácea salpicada de puntos negros. Una característica que a veces se ha descrito como definitiva para identificarlo, es la presencia de una línea vertebral clara o amarillenta que le recorre toda la espalda desde el hocico hasta la zona anal. Pues bien esta línea no siempre aparece.

 Las patas traseras son cortas, por lo que no puede saltar. De aquí es donde le viene el nombre, pues es característica su forma de desplazarse. Da pequeñas carreras de unos pocos pasos, parándose un momento y reanudando de nuevo la marcha.

A simple vista es difícil distinguir ambos sexos. Los machos son algo más pequeños y  cuando están en celo desarrollan unas pequeñas callosidades de color negro en los dedos internos de las manos que junto a unos brazos mas largos les  ayudan a realizar el acoplamiento o “amplexo”.  Otra característica propia de la época reproductora es que los machos tienen la garganta de color azulado o morado.

 

Las “Lluvias de sapos”.

Este curioso fenómeno es conocido en muchas de nuestras zonas rurales, precisamente en lugares donde suele abundar el Sapo corredor. Al parecer en determinadas ocasiones pueden  llover sapos del cielo. Tan curiosa leyenda tiene una explicación bien sencilla, y es que la lluvia de agua no viene acompañada de sapos que caen del cielo, sino que estos, al percibir la proximidad de un aguacero y sobre todo durante este, abandonan masivamente los refugios subterráneos donde se ocultan, bien para alimentarse o sobre todo y en determinadas ocasiones muy puntuales del año para buscar una charca donde reproducirse. Esta coincidencia entre lluvia y aparición súbita de multitud de sapos es lo que llevó a pensar que caían del cielo.

Fuente: http://www.sierradebaza.org/Fichas_fauna/00_Anfibios/05-02_sapo_corredor/sapo_corredor.htm

Gregorio.

Anuncios

diciembre 7, 2010 - Posted by | General, Macrofotografia, Naturaleza

5 comentarios »

  1. que detalles tan bien fotografiados.

    Comentario por lmparra | diciembre 7, 2010 | Responder

    • Suerte llevar la camara en ese momento.

      Comentario por grebarsan | diciembre 7, 2010 | Responder

  2. Qué precisión para captar cosas casi imperceptibles a simple vista y qué bueno que nos las hagas notar a los que seguimos tus reportajes, Gregorio.

    Comentario por Ana | diciembre 8, 2010 | Responder

    • Todas estas cosas estan ahí, lo que sucede es que siempre vamos con prisas y no nos damos cuenta de ello Ana.

      Comentario por grebarsan | diciembre 8, 2010 | Responder

  3. Muy buena nitidez.

    Comentario por boniibanez | diciembre 8, 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: